Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Feminismo’ Category

En el Nombre de Dios, el Misericordioso, el Compasivo

 

Erin Pizzey estableció el primer refugio en el mundo para mujeres maltratadas en 1971 y siguió hasta establecer un movimiento internacional para las victimas de la violencia doméstica. Sin embargo, a pesar de su dedicado activismo y su impacto positivo en miles de mujeres, el feminismo la tiene como a una enemiga ideológica.

Damos a conocer uno de sus artículos, por su interés para reflexionar en torno a los males del feminismo y su destrucción tanto de la femineidad como de la masculinidad.

Vínculos relacionados:

Revolución femenina anti-feminista – otra mujer con notoriedad en la escena pública, esta vez desde Alemania, habla con valentía contra los males feministas.

Matrimonio, Mujer y Géneros en el Islam – enseñanza clásica del Islam expuesta por un maestro sufi contemporáneo.

___________

 

Como enseñó el Movimiento de Mujeres a Odiar a los Hombres

Por Erin Pizzey

 

 
Estábamos sentados alrededor de una mesita de café en mi casa, en Goldhawk Road, Hammersmith en Londres, escuchando a una mujer mandona que llevaba una gafas redondas, de las del Servicio Nacional de Salud y una larga falda India. Ella olía a incienso y a lavarse poco. Todos nosotros consumíamos poco a poco grandes gin-tonic que era la bebida principal de las reuniones semanales de las Mujeres Liberadas en el Goldhawk Road.Estábamos tratando de seguir sus complejas explicaciones sobre nuestro ‘papel en la sociedad.’ Hasta donde supe, yo tenía un papel muy simple en la sociedad. Siempre había querido tener montones de hijos, estar felizmente casada libre para ocuparme de mi casa y mi jardín y cocinar tres comidas para mi marido. ‘¿Que podía posiblemente ser equivocado en lo que pregunté?’ ‘Por qué,’ dijo ella coléricamente, ¿’son tantas las mujeres casadas que son privadas del estatus de seres humanos independientes?’ La respuesta fue; Porque el matrimonio se basa en el concepto de propiedad, por eso debe ser abolido. Miré a las otras mujeres del grupo, Ángela, una maestra que tenía más que una idea de lo que estaba ocurriendo. Ella se había preparado como maestra y estaba acostumbrada a esta conjunto de lenguaje confuso. ‘¿Qué está mal en poseer una casa?’ Pregunté. Yo era obviamente una incurable ‘cabeza hueca’. ‘Usted, ‘dijo volviéndose hacia mi, ‘ vive en una trampa forrada de visón,’ su cara estaba congelada de ferocidad. Decidí que mejor me callaba y veía en que mas estaba equivocada. ‘¿Por qué son las buenas costumbres de nuestra sociedad injustas para las mujeres?’ Fue su siguiente pregunta. La respuesta para eso fue ‘ Porque los hombres son opresores naturales.’

Este no era el momento de confesar el hecho de que yo no solo tenía un hijo sino también 7 hijos adoptados. Ciertamente, mi hija Cleo y yo luchamos en una familia donde dos mujeres estaban enfrentadas con nueve varones. La cosa más agobiante que hicieron alguna vez los niños fue dejar pelo en la palangana del lavado y todos ellos podían cocinar, planchar, coser y limpiar. La pregunta final fue aún más confusa. ‘¿Por qué el amor de una mujer es para un hombre, lo cual implica ser la criada de sus necesidades, loado como ‘su ‘ máximo cumplimiento?’ La respuesta redujo la habitación a un silencio enigmático. ‘Er, ‘pregunté ¿’Estamos hablando de lesbianas?’ Estábamos. ‘Nosotros,’ siempre utilizan el nosotros mayestático………….. ‘A nosotros….no nos gustan los hombres ni las mujeres heterosexuales. Si cada uno tiene que ser igual, el matrimonio y la familia deben ser abolidos.’ Nos sentamos allí mirando embobadas y ella me fulminó con una sonrisa muy satisfecha.

Había seguido la carrera de una periodista llamada Nancy Spain. Trabajaba en la revista ‘SHE’. Sus radicales ideas lesbianas me interesaron y ella escribía para el Guardián mucho antes de que la Mafia de periodistas feministas entrara en el ‘Guardian’. Ella murió en un accidente de aviación, pero dejó tras de si a muchos de su acólitos. Estas fueron las caras que vi en aquellos primeros días de los colectivos feministas. Fui a trabajar al Taller de Liberación Feminista en Newport Street, a las afueras de Shaftesbury Avenue. También asistí a las primeras convenciones de mujeres y me sorprendió los cientos y cientos de mujeres que gritaban ser militantes lesbianas radicales. Las primeras conferencias de mujeres fueron echadas abajo por violentos puñetazos de entre estas mujeres, y la mayor parte de nosotros tuvimos mucho miedo de ellas. En lo que me preocupaba, estas mujeres no hablaron por mis amigos homosexuales más de lo que las feministas radicales hablaron por todas las mujeres que estaban muy felices en casa con sus maridos y sus niños en nuestro país. En realidad, éste era un grupo de mujeres minoritario, que sólo eran capaces de proferir insultos a las mujeres heterosexuales y sus familias porque eran blancas, de clase media y tenían trabajos en los medios de comunicación. Muy pronto se empleaban las unas a las otras ‘marginando’ a los hombres que intentaban trabajar junto a ellas. Los hombres, intimidados por su brutal comportamiento violento, empezaban y se cambiaban de muchos trabajos. Según estas mujeres, todas las mujeres fueron víctimas del comportamiento violento de los hombres, cualquier intento de los hombres de contraatacar chocó con ocultas estratagemas……… y los hombres CONSINTIERON.

Harta de la guerra, decidí mantenerme lejos de la pelea interna que dominaba el Movimiento de Liberación Femenina y fijar la atención en ayudar en mi propia comunidad local. Me llegó una carta de la oficina del Movimiento de Liberación Femenina, expulsándome y prohibiéndome asistir a cualquier de los colectivos. El así llamado ‘Movimiento de Liberación Femenina’ el movimiento se diseminó como un cáncer a través de las clases de conversación de inglés. Visité las casas de las mujeres feministas con mi hijo, que llevaba sus juguetes del ‘action man’. En sus casas no había vestigio de nada ‘de chico’. Ningún camión ‘Tonka’, ningún juguete de chico – nada que pudiera alentar a un niño a pensar de sí mismo en masculino. Consideramos que en aquellas casas, perturbaba la total idea de hombres y masculinidad. Nosotras, las madres, sentadas alrededor de las mesas de cocina reordenando el mundo según Marx. Yo, que había disfrutado enormemente de la compañía de los hombres, como consecuencia de los sentimientos que estas mujeres esconden bajo toda su palabrería política, objetivamente me hubieran desagradado los hombres. No había nada sensual en sus casas. Les desagradaba cocinar y si tenían que cocinar para invitados, no realizaban buenas comidas con vino que deleitara a sus invitados, sino una necesidad más bien rápida de competir con ellos. ¿Era eso, me preguntaba, un fenómeno inglés de clase media? ¿Esta aversión y necesidad de burlarse de los hombres? Ciertamente sus niños estaban confusos y llorando. No había forma en que pudiera interesar a mis hijos en las muñecas, ni lo quería intentar. Era inútil decirles a estas mujeres que Marx nunca hizo nada por las mujeres. Fue cruel con su familia y se negó a tener a mujeres en el Buró Político. Los gurús feministas habían cumplido bien con su trabajo y la mayor parte de las mujeres que conocí se quejaban de sus horribles vidas. No pude ver, qué era lo horrible en tener la libertad de hacer exactamente lo que quería y cuando quería. Para mí no era la prisa diaria de la oficina. Empujaba mi cochecito de niño alrededor del Bush Market de Shepherd cargada con mis hijos y los de otras personas. Soñaba con encontrar una casa donde pudiera construir un centro comunal útil en nuestro medio.

El sueño se materializó pero con el, la horrible certeza de si yo atraería fondos y publicidad. Oiría el rumor de las ‘odia-hombres’ feministas intentando derrocarme y relevarme. Eso es lo que sucedió, y el primer encuentro que organicé para alentar a otros grupos a abrir refugios, fue dominado por las lesbianas y las feministas que entraron en tropel en nuestro pequeño vestíbulo de la iglesia y se votaron ellas mismas en un movimiento nacional. Nosotros, horrorizadas y sin costumbre en las maniobras políticas, nos abstuvimos. ‘No hay una mujer de clase obrera entre ustedes,’ gritó una de mis madres. Ésta siempre ha sido la verdad de este desastroso movimiento. Nacido en una escuela de torre de marfil, no tuvo relevancia para las mujeres de la calle. ‘Solo si todas ustedes fuesen las lesbianas, ustedes no tendrían problemas de violencia,’ nos dijeron. Con frecuencia tuvimos en nuestro refugio a mujeres apaleadas por sus parejas hembras. La peor paliza que yo he visto nunca, fue entre la hija de un párroco y su amante femenina.

A lo largo de mi carrera, como periodista, escritora y reformadora social, yo he estado acosada e intimidada por mujeres feministas y su largo manto de ‘hombres nuevos’. Cualquiera de nosotros que haya ido a todos los colegios para chicas, particularmente los internados, corroborará la terrible intimidación y violencia que continúa entre las chicas. Durante demasiados años las mujeres fueron unas tiranas de puertas para adentro. Fueron capaces de abusar sexualmente, pegar e intimidar a sus hijos y a sus maridos, ahora con la llegada del movimiento de las mujeres, se mudaron adentro del mundo. Llevando con ellas, su agresividad, acoso y comportamiento intimidatorio. Hablando con hombres que fueron acusados de maltratar a sus mujeres, me di cuenta de que este movimiento con sus salvajes y extravagantes demandas contra de hombres, han alimentado las llamas de la inseguridad y la rabia en los hombres. Observé horror inflingido en una y otra casa, vi a niños que se les negaba no solo el contacto con sus padres, sino también el contacto con todo lo que fuera normal o masculino en sus vidas.

Nuestras universidades se lanzaron en conseguir financiación para los ‘Estudios de las Mujeres.’ Las ‘Políticas de Género’ se convirtieron en el método nuevo para programar a las mujeres con muy poca educación. Por ahora el movimiento de lo ‘Políticamente Correcto’ comenzaba a salir del cascarón y fue ideada una nueva forma de ‘control de mente’. Las feministas llegaron a ser el nuevo ‘pensamiento policial.’

La repentina promiscuidad de las mujeres me causó un gran impacto emocional. La atmósfera de antipatía contra los hombres y cualquier cosa que fuese masculina, yacía como una miasma en demasiadas casas inglesas de clase media. De la noche a la mañana en Inglaterra, reinaba la confusión a finales de los años sesenta. ¿Si las feministas odiaban tanto a los hombres por qué tantas estaban acostándose con el enemigo? Soy hija de un diplomático nacido en China y fue mi ‘amah’ [niñera] la única que insistió en que mi hermana gemela y yo fuéramos abandonadas en la colina. No consiguió que nos vendaran los pies, como pretendía. Fueron las mujeres en África las que practicaron circuncisiones rituales en sus hijas. Supe eso porque trabajé con misioneros en África. Estaba combatiendo una causa perdida y lo que me molestó entonces y me molesta ahora, es que los hombres no intenten defenderse por si mismos.

Ahora el ‘hombre nuevo’ comenzaba a surgir y él no era una visión agradable. Repitiendo como un loro todo lo que le enseñaba la mujer en su vida, frecuentemente se le podía encontrar en las conferencias de mujeres, llevando las guarderías e intentando parecer ‘bondadoso’. Mayoritariamente estaba bebido…., confundido y enojado. Puede ser porque hasta donde alcancé a ver, las nuevas feministas no hicieron ningún esfuerzo por compartir una relación igual con sus parejas masculinas. Se veían como ‘seres superiores.’ Se esperaba que los nuevos hombres se colocaran unos pasos por detrás de sus mujeres e hicieran lo que se les dijera. En su mayor parte, tuvieron que aceptar los dictámenes de los dictadores y calladamente llevar los quehaceres de la casa y cuidar de los niños. Pero hiciera lo que hiciese el nuevo hombre, él nunca podría expiar por los pecados de otros hombres. Cualquier hombre que desobedecía a su pareja, estaba supeditado a la expulsión de la casa matrimonial y en muchos casos, de la relación con sus hijos. Ahora, había un ejército de abogados y terapeutas feministas para hacer que sus ‘hermanas’ fueran completamente apoyadas en las batallas para destruir a los hombres.

¿Por qué hicieron que las relaciones entre hombres y las mujeres fueran tan maléficamente erróneas? Pienso que esto vuelve a mi disconformidad con las opciones de los hombres y las mujeres en los sesenta. Los hombres estaban cansados de sus papeles como ‘los machotes.’ Estaban ahogados en sus uniformes de trajes y corbatas. A finales de los cincuenta, no tuvieron otra elección, que cargar con una esposa, unos hijos y el coste de una hipoteca colgado de sus cuellos. En los años sesenta se rebelaron y quisieron tomar un papel menos violento y esclavizando en sus vidas. Recurrieron a esta imagen romántica de las mujeres como suaves y amables. Vieron esta imagen como un estilo de vida afectiva negada a los hombres. Las mujeres, sin embargo, se rebelaron contra esa imagen de si mismas, verdaderamente en muchos casos era una falsa imagen, y condenaron los conceptos masculinos de autócrata dominador y agresor, incluso para llevar los odiados trajes y corbatas que los hombres habían descartado. Los hombres, durante tanto tiempo, se supeditaron emocionalmente a las mujeres y odiaron a las mujeres por su dependencia. Las mujeres adoptando los papeles acosadores y agresivos masculinos, incluso odiando el hecho de que necesitan y quieren a los hombres en sus vidas.

¿Qué es necesario que pase? Ante todo tiene que haber un cuidadoso civilizado y calmado dialogo, que no puede ser alterado ni por la izquierda ni por la derecha. Los dos, hombres y mujeres han sido culpables de politizar las relaciones humanas. Las relaciones humanas no son cuestión de soluciones políticas. Cualquier país que ha intentado crear una solución política a los problemas humanos, ha terminado con campos de concentración y ‘gulags’. Las profundas heridas entre hombres y las mujeres tardarán tiempo en curar. Es imperativo que las mujeres que no odian los hombres y desean vivir en paz con a ellos, deberían tener espacios en los periódicos y revistas para expresar lo que piensan. Las películas deberían hacerse sobre las mujeres que han conseguido éxito en sus casas y sus familias. Sacar a flote a una familia requiere un gran nivel de madurez. Una habilidad para sublimar las necesidades y deseos personales hasta que los niños estén criados y hayan dejado la casa. Más tarde, esos años de sacrificio les reportaran mucha alegría a los progenitores. Por supuesto, habrá mujeres que quieren trabajar y no tener una familia. Con tal de que las mujeres claramente hayan elaborado sus prioridades no hay daño. Desde hace poco, mi vida está demasiado llena de mujeres de casi cuarenta años que han cumplido sus carreras profesionales, pero el reloj biológico les está sonando y están asustadas. Ahora deciden que quieren tener hijos y un padre para sus hijos – para demasiadas es muy tarde y el futuro, para ellas no es brillante. Algunas mujeres podrán equilibrar entre la carrera profesional y un hogar. Estas mujeres tienden a estar bien económicamente y pueden permitirse la ayuda necesaria para criar a los niños. Muchas mujeres se verán forzadas a dejar sus trabajos en contra de su voluntad. Esto es porque vivimos en un mundo Occidental donde cuidar a los niños se ha vuelto desvalorizado y sólo el trabajo fuera de casa conlleva una compensación monetaria. Creo que el amor entre hombres y mujeres es la relación más fuerte de la tierra. Por ahora, tenemos que pelear por proteger la vida familiar. Si Dios quiere, según entramos en un nuevo siglo, los hombres y las mujeres pueden conocerse el uno al otro no sólo como iguales, parejas y amigos sino que también como amantes.

Traducido del Original “How The Women’s Movement Taught Women to Hate Men”, de Erin Pizzey ©, con permiso expreso, por C. L. para http://www.Maltrato.eu

Read Full Post »